Medición y reajuste automáticos en el modo de piloto automático

HOMAG: garantía de calidad en la fabricación de laminados

Artículo de la revista sobre laminados de 2020 Laminat-Magazin.   www.hk-magazin.de

HOMAG ha demostrado durante mucho tiempo su gran experiencia en la fabricación de suelos. La instalación tradicional divide, separa, perfila y, finalmente, embala los tableros de forma totalmente automática. Ahora, tanto en la industria de fabricación de suelos como en la industria del mueble desean producir lotes pequeños de manera eficiente y económica. El reto reside en conseguirlo reduciendo los tiempos de preparación. Para ello, HOMAG ofrece una solución nueva en el mercado. Gracias a los grupos totalmente servocontrolados, permite medir los paneles durante el proceso de producción y reajustar la instalación de forma automática.

Imaginemos poder fabricar suelos utilizando los componentes adecuados desde el principio. Por lo general, el proceso de producción tradicional comienza con la carga de las apiladoras. Los tableros llegan a la estación de separación a través de las vías de rodillos de apilamiento. Es en este momento cuando un robot eleva el tablero superior y lo coloca sobre la mesa de rodillos. A continuación, los tableros se dividen en tiras con una sierra de pasada longitudinal. a una velocidad de hasta 110 m/min. Todos los grupos de mecanizado de la sierra longitudinal están equipados con servoejes y se pueden ajustar automáticamente a la medida de tira que se va a producir.
Después del corte transversal y la separación de los paneles, se procesan en una perfiladora longitudinal bilateral con ranura y resorte (perfil clic) en la pasada longitudinal a una velocidad de hasta 300 m/min.
Antes de continuar con el proceso de embalaje, se perfilan los extremos de los paneles a una velocidad de hasta 80 m/min. Por último, se limpian, se embalan en cajas de cartón y se apilan en palés de forma totalmente automática. 

Para realizar todos los ajustes necesarios (en los grupos serradores de las sierras de pasada continua, los motores de formato de las perfiladoras bilaterales o las opciones de manejo, por ejemplo), se dispone de servoejes, lo que resulta muy útil durante las tareas de preparación y los controles de calidad durante la producción.

La producción no funciona sin controles de calidad

Las piezas perfiladas se comprueban automáticamente durante la producción en una mesa de medición sin conexión a través de cámaras 3D al margen de la línea principal. Para ello, se utilizan robots que seleccionan piezas de la producción de forma aleatoria. De este modo, es posible medir, por ejemplo, los perfiles longitudinales y transversales, y la longitud y la anchura de la pieza. Si los perfiles no son perfectos, se detecta rápidamente sin necesidad de detener la producción, por lo que es posible poner solución a tiempo. Gracias a las cámaras 3D, se puede comprobar hasta el más mínimo detalle del perfil en alta resolución a una velocidad de aprox. 1 minuto por pieza. Si hay problemas, la mesa de medición transmite los valores de corrección a las perfiladoras bilaterales y corrige la posición de los grupos. En este caso, la instalación se vacía durante un breve periodo de tiempo para realizar los ajustes.  

Ahora es más fácil y rápido garantizar la máxima calidad en los paneles producidos. Antes se necesitaban varias horas para cambiar de perfil, pero actualmente se puede hacer en muy poco tiempo. Las correcciones o los cambios de formato se pueden reducir de una media hora a tan solo unos minutos. Por consiguiente, también se pueden reducir los errores de ajuste humanos, la cantidad de productos defectuosos, los tiempos de preparación y la duración de la producción, y se ahorran costes a largo plazo.
Aquí se despliega todo el potencial de la instalación y se consigue el máximo grado de automatización. Por lo tanto, se garantiza una calidad constante en la producción. Gracias a esta solución, se eliminan las evaluaciones de calidad manuales del cambio de herramientas o las correcciones, que normalmente se realizan una a una. Los tiempos de preparación y los tiempos de parada de las máquinas se reducen al mínimo. 

Pintura automática: rápida e ideal para múltiples aplicaciones

Es muy habitual que las líneas de producción de laminado incluyan también la pintura de los biseles. Este proceso es necesario, ya que los cantos longitudinales y frontales de los paneles se biselan ligeramente al procesar los perfiles durante la producción. Al aparecer los biseles, se elimina la primera capa de material del laminado en la zona. Si se desean obtener paneles duraderos y resistentes a la humedad, es necesario sellar la superficie del bisel. Para ello, los paneles pasan por un sistema de pintura para biseles pequeños que está integrado en la perfiladora bilateral.
La pintura se aplica sobre el bisel de los paneles a través de un disco de transferencia. De este modo, el bisel queda cubierto por completo y se evita el exceso de pintura sobre las superficies.
Todos los equipos de aplicación de pintura de la instalación están conectados al suministro de color central. La pintura se almacena en una sala climatizada y sin polvo independiente de la zona de producción.
Para fabricar lotes pequeños de manera flexible, también se requiere rapidez y capacidad de adaptación. Si se desean cambiar los elementos decorativos, es necesario utilizar diferentes colores en la pintura del bisel. No importa si se trata de colores habituales o especiales, el cambio se puede realizar en pocos minutos. Para cambiar de color en las instalaciones convencionales, se requiere un gran esfuerzo y es necesario detener la producción. También en este punto destaca el elevado grado de automatización de los grupos y el innovador sistema de suministro de pintura, que resultan muy rentables y reducen el tiempo de parada de la máquinas. 

Volver a Lista