08.05.2015   |   Alemania

El serrador de Ratisbona

Estreno de la HPP 130 de HOLZMA en Alemania: el taller de carpintería Pangerl & Voith es el primero en ver en funcionamiento esta pequeña innovación.

"Toda la empresa está contenta con la sierra. Simplemente es divertida y encajó desde el principio".

Stefan Pangerl, gerente del taller de carpintería Pangerl & Voith GmbH

El objetivo perseguido con el desarrollo de la innovadora sierra seccionadora de tableros HPP 130 estaba claro. "Queremos estar implicados en el artesanado". Matthias Rentschler, director de productos de HOLZMA, nos explica lo siguiente. "Hasta ahora, las sierras seccionadoras de tableros horizontales estaban consideradas como un producto muy caro, sobre todo en el sector artesanal". Para el ingeniero mecánico de Holzbronn, el reto consistía en lograr la precisión con una correcta combinación de juegos de construcción y de concentración en las necesidades esenciales del artesanado. 
Por consiguiente, los ingenieros de HOLZMA recurrieron a componentes de sistema probados y de alta calidad, como el carro de sierra, y recortaron para ello algunas posibilidades de las series de construcción grandes que, por lo general, no son necesarias en el artesanado. 

El precio justo

Cuando se trata de la adquisición de la sierra, que sea "demasiado cara" ya no será motivo de exclusión. La HPP 130 es ligeramente menos económica que una sierra circular de mesa moderna, lo que también llevó a Pangerl und Voith, una empresa de reforma de interiores especializada en cocinas y mobiliario y ubicada en Ratisbona, a dar el paso para adquirir una sierra de alta precisión. 

Los carpinteros ya llevaban tiempo coqueteando con este tesoro de la Selva Negra. Como estaban cómodos con las máquinas de la familia HOMAG, la competencia no se tuvo en cuenta. Cuando se presentó la oportunidad de probar un prototipo, los dos carpinteros no se lo pensaron. "Las conversaciones que tuvimos desde el inicio con los expertos de Holzbronn fueron más intensas que las de una empresa normal. Casi nada podía salir mal". Y así ha sido, pues hasta la fecha la sierra ha enseñado los dientes a todas las pilas de tableros.

La sierra lleva ya un mes usándose como prototipo en la capital del Alto Palatinado, donde cada día debe lidiar con las complicaciones de la vida real. Se han vivido las primeras experiencias, por lo que la evaluación de la prueba es totalmente creíble. "Lo que se fabrica en una sierra circular de mesa con dos operarios en una hora lo conseguimos ahora con un operario en diez minutos", calcula Stefan Pangerl de forma objetiva. "Además, de forma mucho más precisa y limpia". No es de extrañar que el precio de adquisición se compense rápidamente con los costes de personal. Y no depende de la cantidad. "Procesamos 40 placas al mes, pero la sierra habría sido rentable incluso solo con 30 placas". Además, Pangerl, de 37 años de edad, comenta que los retales se han reducido considerablemente. "En encargos grandes suele quedar al menos una placa, lo que nos permite ahorrar dinero". Y añade con picardía que es casi más eficaz que un centro de mecanizado.

Hay sitio hasta en el rincón más pequeño

La carga de la máquina HOLZMA pequeña tiene lugar en un almacén de planchas o, si se quiere serrar una pila, mediante carretilla elevadora. "Gracias a ello, la espalda sufre cada vez menos durante el trabajo", dice el maestro carpintero Pangerl, quien también es responsable de marketing entre otras cosas.

El segundo argumento importante a favor o en contra de la sierra seccionadora de tableros es el espacio. Este argumento también fue invalidado rápidamente por Oberpfälzer. "A primera vista, la máquina HOLZMA necesita mucho espacio, pero realmente apenas requiere más espacio que una sierra circular de mesa. Ello se debe a que requiere bastante espacio alrededor de la máquina". 

Pangerl y Voith han colocado su nueva sierra entre el CNC y el encolador de cantos. Las tres máquinas de HOMAG forman un triángulo, las piezas individuales están situadas en el centro sobre carros metálicos y están rápidamente accesibles para el siguiente procesamiento. 

Las máquinas no están interconectadas ("todavía no"), pero si fuera necesario, los sistemas WEEKE y BRANDT podrían realizar un intercambio electrónico acerca de las tareas de mecanizado, lo que aumentaría todavía más su eficacia.

Serrador afortunado

Pero por lo visto, como máquina individual, la máquina HPP 130 garantiza clientes satisfechos. La sierra más pequeña de HOLZMA está pensada para placas individuales o pequeños trabajos en serie. "Es justo lo que necesitamos, ya que procesamos principalmente placas para muebles de cuerpo". Para ello es suficiente el saliente de hoja de sierra de 60 mm. En Ratisbona, a las tres mesas con colchón de aire se une una cuarta. El control de la sierra con "CADmatic" permanece inalterado. Uno de los eslóganes utilizados por HOLZMA para describir su sierra pequeña es "Plug and saw" (Enchufar y serrar). 

Con el dispositivo escuadrador central y los carros de sierra precisos, la empresa de reforma de interiores de Ratisbona observa una clara mejora de la calidad en cuanto a CNC y cantos. El empujador controlado electrónicamente con las típicas pinzas de sujeción de HOLZMA también ayuda. Incluso permite hacer cortes de limpieza y cortes de limpieza mínimos. Resultado del "prototipo aventura" en el taller de carpintería de Ratisbona: "Toda la empresa está contenta con la sierra. Simplemente es divertida y encajó desde el principio".

Publicado en GENAU, 4/2015. HOLZMA quisiera dar las gracias al redactor jefe Lutz Odewald.
Damos las gracias también a nuestro cliente Schreinerei Pangerl & Voith GmbH.
Derechos de imagen: GENAU/Lutz Odewald y HOLZMA

Volver a Lista