05.10.2017   |   Deutschland

Todo un acierto

Para su producción de ventanas, Joinery Meinzinger invirtió en una nueva máquina de lijado, una verdadera todoterreno

"Si primero observo mis máquinas antiguas y después mis máquinas de BÜTFERING, es como comparar un 600 con el Mercedes más actual".

El gerente de Meinzinger declara

Fabricación de ventanas: Meinzinger trabaja con HOMAG Todo un acierto

Ventanas, puertas y muebles: desde hace décadas, Meinzinger fabrica todo lo que el cliente desea. Su éxito se basa en la sinceridad, los conocimientos necesarios y una increíble experiencia en artesanía. Los empleados de Meinzinger producen todo a mano, y siempre con la máxima calidad. Sin embargo, el año pasado la empresa invirtió en una nueva lijadora. ¿Y esto qué supone para los empleados? Ahora tienen tiempo para otras tareas. Según el gerente, la compra de la lijadora de banda ancha de HOMAG ha sido todo un acierto. Solo tenía una oportunidad y había que acertar.

 

Desde el momento en que entramos en las instalaciones de Meinzinger, en la localidad alemana de Wörth an der Donau, nos vemos rodeados por todo un mundo de ventanas, escaleras y puertas que puede llegar a ser la envidia de algunos arquitectos y constructores: puertas exteriores e interiores con acabado brillante o enchapadas, ventanas de madera o de aluminio y madera, soluciones individuales para retos creativos o necesidades funcionales, desde lo tradicional hasta lo elegante, desde lo clásico hasta lo moderno.

Nos reciben enseguida los simpáticos artesanos bávaros que, es fácil darse cuenta, han dedicado toda su vida al trabajo. En la empresa, situada en el distrito de Ratisbona en el Alto Palatinado, trabajan actualmente 17 empleados a cargo del gerente Norbert Meinzinger. Este dirige la empresa desde 1994, un año emocionante en el que se casó con su mujer Ulrike, quien a día de hoy también participa de manera activa en el negocio.

 

Experiencia desde 1946

Meinzinger es la tercera generación que dirige la empresa y ha adquirido algo del saber hacer y la tradición artesana de su abuelo y fundador. Aquello que comenzó en 1946 con un solo trabajador en un carro se ha convertido actualmente en un taller de carpintería que cuenta con la tecnología más puntera para enfrentarse a todos los retos que conlleva la fabricación de puertas, ventanas y escaleras, así como las obras de interior o el diseño de modelos. Norbert Meinzinger fue el que construyó en 2003 el nuevo edificio en un polígono industrial, donde trabaja con su equipo en una nave de producción de 1800 m². De la nave se aprovecha hasta el último centímetro y, de momento, el espacio es suficiente para las cantidades que se producen en Meinzinger.

Una media de 2000 ventanas al año

La principal actividad de Meinzinger es la construcción de ventanas. Entre el 60 y el 65 % de la facturación anual proviene de la construcción de puertas y ventanas. El resto se percibe del mecanizado de placas y la fabricación de puertas para interiores. Meinzinger y su equipo fabrican al año más de 2000 ventanas, que no acaban muy lejos de la fábrica. "No vamos más allá de Ratisbona. Todos nuestros clientes se encuentran en un radio de 30 km a la redonda, y la mayoría son clientes habituales; el 80 % de nuestro trabajo está destinado a arquitectos, lo cual está muy bien. Nunca nos aburrimos", dice el maestro carpintero con una sonrisa. Además, Meinzinger da mucha importancia al contacto directo con el cliente: "Personalmente prefiero que el cliente venga a vernos y no que pida información a través de la página web o por correo electrónico. Cuando los clientes visitan la sala de exposiciones y se pasean por el taller, pueden ver de primera mano cómo trabajamos y darse cuenta de que merece la pena pagar un precio más alto por la calidad que ofrecemos. Simplemente valoramos hacer las cosas nosotros mismos y sé que cuento con la gente adecuada para ello".

Si hay buena química…

Lo que caracteriza a Meinzinger y a su equipo no es solo su talento, sino también su transparencia basada en la sinceridad y la claridad. "Siempre somos sinceros con el cliente cuando creemos que algo no tiene sentido. No nos da miedo meter el dedo en la llaga", admite Meinzinger. Y parece que esto le gusta a la gente, ya que Meinzinger tiene pocos clientes nuevos. Todo el que va una vez, repite. "Si hay buena química, hay buenos clientes", dice Meinzinger.

La lengua de los artesanos

Así es como describe su decisión de adquirir la lijadora de BÜTFERING (actualmente de la marca HOMAG). El técnico de servicio de HOMAG Gerhard Huber ha calado hondo en Meinzinger. "Ha hablado en la lengua de los artesanos. Normalmente no entendemos la jerga de la industria que suelen utilizar los grandes fabricantes de maquinaria". Hubo una conexión inmediata entre Meinzinger y la lijadora de banda ancha SWT 345 CUQH en la feria de artesanos de la madera de 2016 celebrada en Núremberg.

Hace algunos años ya había invertido en un centro de mecanizado CNC BMG 511 de HOMAG. Aunque hasta el momento estaba satisfecho con el equipo, no tenía claro si volver a confiar en HOMAG para las tareas de lijado. Para una empresa como Meinzinger, una inversión de estas características supone una decisión que puede cambiarlo todo. "Solo teníamos una oportunidad y había que acertar", apunta el gerente. Y acertaron. "Buscábamos un socio que nos ayudara a realizar todas nuestras tareas actuales y futuras de una forma óptima. Hasta la fecha, con BÜTFERING como socio, todo ha salido correctamente", cuenta el maestro carpintero, quien después añade un "toquemos madera" en un tono jocoso y relajado.

Es como comparar un 600 con el Mercedes más actual

Antes, Meinzinger depositaba su confianza en otro fabricante y estaba satisfecho. Sin embargo, cuando compara las soluciones que este le proporcionaba con las que cuenta a día de hoy, no puede evitar admitir con picardía: "Si primero observo mis máquinas antiguas y después mis máquinas de BÜTFERING, es como comparar un 600 con el Mercedes más actual".

En Meinzinger, la lijadora está en el centro del taller. Cuando hace buen tiempo, la luz del sol llega a esta zona a través de la cúpula del techo, lo que hace que la SWT 345 cobre aún más protagonismo. Se lo merece, ya que según Meinzinger: "La inversión en la lijadora es la mejor decisión que hemos tomado en años". Cuando se le preguntó cuáles eran las piezas que insertaba en la lijadora, respondió que "casi todas". Prácticamente todas las piezas con un espesor máximo de 160 mm pasan por la SWT 345 antes de salir del taller. Para ello, es necesario equipar la máquina de forma óptima con la combinación de grupos adecuada. Según Ralf Schröder, experto en ventas de lijadoras de HOMAG, la combinación de grupos es poco común. "En el caso de Meinzinger, apostamos por una combinación de grupos fuera de lo habitual desde el primer momento, ya que nada es "estándar". Dado que la principal tarea de la empresa es el mecanizado de ventanas, para Meinzinger era muy importante que los radios de las hojas de las ventanas quedaran procesados uniformemente tras el lijado. Mediante el lijado plano, los radios se aplanan fácilmente y deben volver a mecanizarse hasta que queden perfectos, sobre todo cuando se trabaja con maderas blandas. La SWT 345 proporciona resultados óptimos gracias a su grupo universal y al casete de cepillos de disco. No se llamaría grupo universal si no pudiera utilizarse para cualquier tarea. Gracias a que el grupo dispone de un dispositivo de cambio rápido, también se pueden montar en pocos minutos los más diversos cepillos de textura, satinado o láminas, lo que aumenta la flexibilidad de la máquina".

Una combinación de grupos excepcional

La SWT 345 de Meinzinger está equipada con los grupos C, U, Q y H. ¿Y eso qué significa? En primer lugar, justo después de la entrada de la pieza, actúa el grupo C, un grupo combinado formado por un grupo de lijado fino con función adicional de calibrado. El uso de rodillos de contacto perfilados permite realizar una calibración precisa sin producir un efecto de desgaste. Schröder define el grupo C como "general", ya que se utiliza de forma universal para el lijado de enchapado y el lijado calibrado, intermedio y fino de madera y derivados, así como de superficies pintadas. Por este motivo, Meinzinger cuenta gracias a este grupo con una instalación especialmente polifacética. "Si a esto le añadimos la seguridad del prensor segmentado de versión MPS 2.0 plus, el grupo C de uso universal no supone más que ventajas", declara Schröder.

Reconocimiento individual de cada pieza gracias a MPS 2.0 plus

El sistema de prensor magnético segmentado MPS 2.0 plus reconoce cada pieza de forma individual, independientemente de su geometría. Esto influye de manera decisiva en la calidad del mecanizado, que normalmente se basa en que cuanto mejor se identifique la geometría de la pieza, mejor será el resultado. En el sistema MPS 2.0 plus, HOMAG utiliza el reconocimiento de pieza en una matriz de 12,5 mm junto con el sistema de prensor magnético rápido y sin fricción para garantizar la seguridad del proceso de lijado. Además, el sistema no requiere mantenimiento y no se desgasta, por lo que ofrece una elevada seguridad de proceso.

Objetivo cumplido: superficies de primera calidad

El grupo U, montado después del grupo C, también forma parte del proceso de lijado. Se trata de un grupo universal que se utiliza para proporcionar un acabado especial. Gracias al sistema de cambio rápido de casetes, permite cambiar fácilmente entre distintos cepillos circulares y de disco. El operario de la máquina ajusta de forma continua la velocidad y también puede establecer el sentido de giro en la dirección de avance o contrario a esta.

Meinzinger incluye en su oferta numerosos productos con superficies de muy alta calidad, entre los que se incluyen materiales muy delicados y, en ocasiones, puertas de acabado brillante. Para lijar estas piezas se suele utilizar el grupo Q combinado con el grupo H, destinados especialmente al pulido de muebles, pintura y agregado fino. También aquí se utiliza el prensor con sistema MPS 2.0 plus. Las tolerancias dimensionales de hasta 2 mm se compensan. El grupo Q se adapta de forma óptima a las distintas superficies gracias a la velocidad de corte continua y al ajuste dinámico de la presión de los diferentes segmentos. Por último, entra en acción el grupo H. Su especialidad es realizar el pulido muy fino a la perfección, sin dejar esas incómodas marcas de oscilaciones visuales. Meinzinger utiliza el pulido de alta calidad para las diferentes superficies, para el pulido de enchapado, pintura y agregado fino, incluidos los granos muy finos. El grupo H presenta ciertas ventajas en cuanto a la calidad del pulido, especialmente en el pulido de piezas de marcos de madera maciza y enchapado. Las funciones adicionales como "Vintage Look" o "Programa de lijado de marcos" otorgan mayor flexibilidad a la SWT 345 y convierten a la lijadora de banda ancha de HOMAG en una máquina absolutamente versátil.

Más tiempo para otras tareas gracias al pulido de pintura

Hasta el momento, en Meinzinger el pulido de pintura se realizaba completamente a mano. Hoy día la empresa trabaja de una forma mucho más eficiente y rápida, lo permite aprovechar mejor las capacidades y aumentar la calidad del producto final. "Lo que antes tardábamos más o menos una hora en lijar manualmente ahora lo hacemos en 5 minutos", afirma Meinzinger. En el tiempo de trabajo que se ahorra, sus empleados llevan a cabo otras tareas. "Esto es una gran ventaja, ya que ahora disponemos de recursos con los que antes no contábamos para enfrentarnos a momentos de mucho trabajo. Estamos buscando gente constantemente, pero cada vez resulta más difícil encontrar personal especializado".

La ventana perfecta con un solo toque

Todos los grupos trabajan con regulación de frecuencia y son muy flexibles y fáciles de manejar. El manejo sencillo se debe en gran parte al manejo powerTouch del "Sanding Center". Así es como HOMAG denomina a la interfaz intuitiva que permite ajustar fácilmente las opciones técnicas de la lijadora. En la pantalla panorámica multitáctil Full HD de 21 pulgadas, el usuario puede controlar todas las funciones con los gestos habituales de tocar o arrastrar y soltar. A Meinzinger le parece estupendo. "Tengo que admitir que prefiero el manejo táctil al manejo habitual de otras máquinas. El manejo de la pantalla panorámica es realmente intuitivo".

Abiertos a los retos del futuro

En la construcción de puertas y ventanas, las normas y la personalización van de la mano. A menudo los tamaños de las ventanas se ajustan a ciertas normas, pero los materiales y las superficies se pueden seleccionar de forma individual. En el sector del mobiliario, cada pieza que fabrica Meinzinger es única.

Al fin y al cabo también fueron los requisitos de los clientes los que llevaron a Meinzinger a invertir en nuevas tecnologías. Ellos fueron los que pidieron las puertas blancas de alto brillo. Ahora, Meinzinger se enfrenta sin problema a estos retos y a las nuevas tendencias, como las puertas con nudos o las ventanas de aluminio y madera anudada que fabrica con total flexibilidad gracias a la SWT 345. Además, Meinzinger podrá afrontar sin duda las próximas tendencias gracias a la gran versatilidad de la lijadora. Por esta razón, adquirir la SWT 345 ha sido todo un acierto. Meinzinger ha conseguido un resultado magistral a la primera.

Volver a Lista