• 18.12.2017
  • Estonia / EE. UU.

Pioneras en su país

Welement AS, en Estonia, y Blueprint Robotics Inc., en EE. UU., se enfrentan a problemas similares: ambas son empresas pioneras que empiezan casi desde cero en su área.

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Welement AS fabrica todos los elementos con dos líneas de producción WEINMANN. Foto: Welement

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Laurie Tuulberg es el director general de Welement AS, en la ciudad estonia de Tartu. Foto: Welement

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Tuulberg ve en la construcción híbrida una gran oportunidad para la joven empresa de construcción en madera. Foto: Welement

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Blueprint Robotics suministra principalmente estructuras brutas impermeables. Las fachadas y la construcción interior son responsabilidad de los constructores. Foto: Blueprint R.

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    La primera línea de producción automatizada para elementos cerrados en EE. UU. Foto: Blueprint R.

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Control visual tras la inyección de material aislante con el WEINMANN WMS 150 blowTEC. Foto: Blueprint R.

  • WEINMANN Máquinas de carpintería, Mesa de encuadre, construcción de casas, Puente multifunción

    Sascha Bopp es cofundador y uno de los directores generales de Blueprint Robotics Inc. Foto: Blueprint R.

"WEINMANN puede cubrir completamente nuestras necesidades con sus máquinas de mecanizado".

Sascha Bopp, director general de Blueprint Robotics Inc.

Es un Artículo de Mikado, 12/ 2017. Aquí puede leer el artículo completo.

Construcción en madera en Estonia y en EE. UU.

Es difícil imaginarse dos países en los que el papel de la construcción en madera difiera más que en Estonia y EE. UU. En este último, la construcción en madera en el propio país apenas tiene relevancia y está orientada a la exportación; mientras que en el primero supone prácticamente la totalidad de la cuota de mercado y está enfocada a la casi inagotable demanda interna del país. No obstante, tanto Welement AS en Estonia como Blueprint Robotics Inc. en EE. UU. se enfrentan a problemas similares, y es que ambas son empresas pioneras que empiezan casi desde cero en su área.

Estonia: desde el punto de partida

Si tuviéramos que elegir un adjetivo para definir a Estonia, "abarcable" sería una buena opción: 1,3 millones de habitantes comparten una superficie de alrededor de 45 000 m2 en el norte del Báltico. Los mercados para las industrias nacionales también son "abarcables", pero las rutas marítimas hacia Finlandia, Suecia y desde allí a Noruega son cortas. Dadas estas condiciones, varios sectores se han desarrollado con una intensa exportación hacia Escandinavia. Gracias a su pertenencia a la UE y, a partir de 2011, a la eurozona, el país ha conseguido acceso a aún más mercados de exportación. En vista de que la actividad de construcción en el propio país es escasa, este sector también ha apostado por la exportación. Entre los precursores de la construcción en madera se cuentan aquí empresas como Matek, Timbeco, Harmet y Kodumaja, cuyos nombres también gozan de reconocimiento internacional. Gracias a ellas, la industria estonia de la construcción en madera ha alcanzado una posición de liderazgo entre los productores europeos del sector, aunque en la propia Estonia se utiliza casi exclusivamente la construcción convencional. A estos constructores tradicionales pertenece, por ejemplo, el grupo Rand & Tuulberg, que se dedica al desarrollo inmobiliario y a la construcción de grandes edificaciones. A través de su filial Muuga Betoonelement, un 60 % de los proyectos del grupo se lleva a cabo en Escandinavia.

Nueva empresa de construcción en madera con una producción moderna

Desde 2016 Rand & Tuulberg también se ha sumado a la construcción en madera, y lo han hecho a gran escala: el grupo proporcionó a su filial Welement AS, fundada específicamente para este objetivo, una instalación de ensamblaje WEINMANN WBZ 160 y dos líneas de producción automatizadas con siete mesas de trabajo y dos puentes multifunción WEINMANN. En el sector estonio de la construcción en madera, donde la producción se realiza casi exclusivamente a mano, esto supone una gran novedad y una clara ventaja competitiva. La línea de producción uno, compuesta de cuatro mesas y un WEINMANN WMS 150, se especializa en la producción de elementos de paredes exteriores. La segunda línea es una instalación compacta de WEINMANN con la que, gracias a su gran flexibilidad, se fabrican elementos de pared, tejado y techo, así como elementos especiales. La nueva fábrica ubicada en Tartu (la segunda ciudad más grande de Estonia) tiene una capacidad de producción actual de unas 100-130 casas de madera, y tras una ampliación prevista para más adelante con una estación de armazón o mesas de trabajo adicionales, esta aumentará a aproximadamente 200 casas de madera al año.

Varios pilares para la joven empresa

En Tartu, Escandinavia es el mercado objetivo prioritario. De esta forma, desde la puesta en servicio de la nueva fábrica, se ha enviado a Oslo una casa adosada de tres plantas con una superficie útil total de 600 m2, a la que seguirán cuatro casas particulares. A Finlandia se exportaron tres edificios de una planta con cuatro viviendas y cocheras cada uno, y hacia Suecia salieron elementos de fachada para un edificio híbrido. En Estonia, Welement AS participó en la construcción de un edificio de viviendas de varias plantas para el propio grupo, y también suministró los elementos de paredes exteriores para este edificio híbrido. Según el director general Lauri Tuulberg, la construcción híbrida como área de negocio supone una gran oportunidad para la joven empresa de construcción en madera: "La combinación de madera y hormigón ofrece ventajas especiales en construcciones de varias plantas, porque aprovecha los puntos fuertes propios de ambos materiales para ofrecer resultados óptimos. Ofrecemos a los constructores un tiempo de construcción corto, una gran seguridad en términos de planificación y, además, una mejor eficiencia energética; ventajas que, a largo plazo, ganarán terreno también en Estonia". No obstante, en el propio país la construcción híbrida aún está en sus primeras fases, por lo que en el primer proyecto se perdió gran parte del ahorro de tiempo debido al mecanizado posterior. A largo plazo, Lauri Tuulberg apuesta por la directiva sobre edificios de la UE de 2010: "Esto será el comienzo de un cambio energético y ecológico, en cuyo transcurso la madera cobrará mayor relevancia también en Estonia ". Hasta que eso ocurra, los mercados de exportación seguros en Escandinavia suponen un gran potencial de crecimiento para la empresa, ya que aquí la construcción con elementos prefabricados de madera está muy arraigada. Y, además, la mano de obra en Escandinavia es unas 5 o 6 veces más cara que en Estonia. Es por ello que uno de los objetivos en Tartu es la colaboración con empresas de construcción en madera nacionales, que desde hace ya décadas exportan a Escandinavia sus componentes de madera hechos a mano. A ellas se les podrían suministrar en un futuro elementos de alta calidad fabricados mecánicamente. En colaboración con algunos arquitectos, Lauri Tuulberg ha desarrollado otro pilar fundamental para Welement AS: un sistema de construcción de viviendas unifamiliares que quiere lanzar al mercado en unos 6 meses.

Escasez de conocimiento sobre máquinas en la construcción en madera

El principal problema al que se enfrentan en Tartu es la escasez de personal. En Estonia, es difícil encontrar ingenieros y especialistas bien cualificados, e intentar conseguir carpinteros con formación en máquinas es algo ya prácticamente inútil. Por ello, dos de los quince empleados del área de producción son en realidad trabajadores metalúrgicos con conocimientos de CNC. "Aunque provienen de otro sector, poseen los conocimientos necesarios para la fabricación automatizada de elementos". También había bastante que hacer en el área de preparación del trabajo. "Al fin y al cabo, somos los primeros en Estonia en utilizar la popular herramienta hsbcad para la planificación de elementos de marcos de madera. En este campo hemos empezado prácticamente desde cero".

Números positivos en apenas tres o cuatro años

El propio Lauri Tuulberg se sorprendió de lo rápido que se implantaron las nuevas máquinas en la empresa: "Después de dos semanas, el equipo ya estaba listo para empezar la producción". Naturalmente, la formación impartida por WEINMANN resultó muy útil, aunque se tuvo que realizar en varias etapas debido a la falta de utilización continua. También contribuyó una selección inteligente de empleados: "Principalmente buscamos un equipo joven que estuviera bien familiarizado con el manejo de tabletas y ordenadores", explica Lauri Tuulberg. "Además, estos trabajadores estaban tan motivados que enseguida empezaron a sugerir ideas propias para optimizar los pasos de la producción y para utilizar la tecnología con más eficiencia". Así transcurrió un año de aprendizaje en el que la dirección de Welement AS adquirió numerosos y nuevos conocimientos. A este debe seguirle un año de expansión para que, en uno o dos años, la fábrica de Tartu empiece a dar resultados rentables. La fuerte empresa matriz proporcionará un amplio balón de oxígeno en estos difíciles inicios.

EE. UU.: comienzo desde cero

Aunque la cuota de mercado de la construcción en madera en EE. UU. roza el 100 % en muchos sectores, Blueprint Robotics Inc. en Baltimore se adentró en un terreno prácticamente desconocido. La empresa es la primera del mercado estadounidense en utilizar una moderna tecnología de producción automatizada con un alto grado de prefabricación para elementos cerrados, la práctica normal en casi todo el mercado de construcción en madera en los países germanoparlantes. En EE. UU., las viviendas unifamiliares y edificios de viviendas de madera se fabrican todavía con la tradicional técnica "Platform frame", de forma básicamente manual y con un bajo grado de prefabricación, incluso aunque la producción se lleve a cabo en plantas y a pesar de la permanente escasez de personal, el aumento de los sueldos y el incremento continuo de la demanda desde la crisis.

Un mayor grado de prefabricación como solución a los problemas

Surgida en 2015, Blueprint Robotics Inc. estaba formada al principio por tres socios fundadores, un inversor, un ordenador y una idea. Esta última preveía ofrecer a los constructores de EE. UU. elementos de marcos de madera modernos, fabricados con métodos de producción europeos y con un alto grado de prefabricación. Sascha Bopp, uno de los cofundadores, explica: "Nuestro estudio de mercado indicaba que esta era la forma de solucionar al mismo tiempo varios problemas de los constructores, como la escasez de personal en el sector de la construcción, los largos tiempos de construcción o los excesivos costes". La mayoría de los constructores en EE. UU. no son usuarios finales particulares, sino empresas profesionales que, en función de las perspectivas del mercado, desarrollan y construyen propiedades, y las venden al cliente final. Precisamente para esta clientela la joven empresa desarrolló un concepto adaptado con un alto grado de prefabricación, plazos de fabricación garantizados y un precio fijo. Además, con la prefabricación mecánica precisa se asegura un alto estándar de calidad constante: "De esta forma, nuestros elementos resultan más rentables para los constructores, porque los riesgos son mucho más bajos".

Fabricación moderna con tecnología alemana

El siguiente paso de Blueprint Robotic Inc. fue construir una nave de producción de 20 000 m2 en Baltimore, que se equipó con líneas de producción de WEINMANN. "Por un lado, el fabricante de máquinas de Lonsingen satisface por completo nuestras necesidades con su amplia gama de máquinas de mecanizado", explica Sascha Bopp. "Por otro, la empresa garantiza el montaje de sus máquinas también en EE. UU., ya que dispone de equipos establecidos en todo el mundo. Además, tiene buenas referencias: hablamos con varias empresas de Alemania y todas nos recomendaron a WEINMANN como fabricante de calidad". También destaca lo siguiente: "Mantuvimos todas las negociaciones con el director general de WEINMANN, Hansbert Ott, quien demostró ser un interlocutor íntegro y digno de confianza. Esto es muy importante cuando se trata de distancias tan grandes y hay tanto dinero en juego". El equipamiento de la nave de producción deja ver que se trata de una suma considerable. Consta de tres líneas de producción automatizadas, de las cuales la fabricación de paredes es la más grande, con una estación de armazón, otras ocho estaciones y tres puentes multifunción WMS 150. A esto hay que añadir una línea de techos y una de tejados con varias mesas de trabajo y dos puentes multifunción WMS 150.

Inyección automática de celulosa

Una de las particularidades de la fábrica de Baltimore es uno de los puentes multifunción: el primer WEINMANN WMS 150 blowTEC de todo el mundo con placa de inyección integrada. Este permite inyectar de forma automatizada, eficiente y con un control visual final el material aislante suelto en los elementos abiertos de las construcciones de marcos de madera. El único material aislante que se utiliza es la celulosa. Sascha Bopp explica: "No sabíamos qué acogida tendría este material de aislamiento en el mercado estadounidense pero, de momento, todos los clientes que han visto el proceso de inyección lo quieren". La principal ventaja es que proporciona un aislamiento ecológico y más eficaz en comparación con la construcción de paredes típica de EE. UU. Las uniones de madera mecanizadas con precisión y los minuciosos detalles dan la impresión de una calidad mayor, y los clientes también notan la diferencia: "Cuando nos visitan y ven cómo producimos, a menudo afirman que ellos no podrían hacer manualmente lo que nosotros hacemos aquí". Además, es esencial para los clientes que las viviendas se monten en el lugar de la obra con un servicio "fully customised", es decir, completo y a la medida de las necesidades. Por lo tanto, la instalación de producción de Baltimore debe ser igual de flexible. Pero no hay que confundir "completo" con "llave en mano". Blueprint Robotics suministra principalmente las estructuras brutas impermeables; las fachadas y la construcción interior son responsabilidad de los constructores.

Presupuesto de marketing reducido a cero

La fábrica de Baltimore se adquirió en mayo de 2016 y se puso en marcha en noviembre del mismo año sin mayores dificultades. "No obstante, no es tan sencillo como habíamos pensado al principio", explica Sascha Bopp. "Antes de empezar a producir, hay mucho que aprender. Pero la instalación funciona tan bien que no hemos sufrido a lo largo del proceso". Tampoco la demanda da lugar a quejas, ya que rápidamente sobrepasó con creces las capacidades iniciales de la nueva empresa. "No hace falta buscar clientes, son ellos los que nos encuentran a nosotros", así explica Sascha Bopp, categórico, por qué el presupuesto de marketing se redujo a cero tras unos pocos meses. De este modo, Blueprint Robotics tiene la cartera de pedidos ya completa, apenas un año después de su fundación, aunque, de momento, la empresa se limita a viviendas unifamiliares y casas adosadas. En un futuro, Baltimore quiere sumarse a la construcción de edificios de varias plantas, cuando puedan aprovechar mejor las capacidades de la instalación de producción.

El problema principal: falta de personal cualificado

Aquí precisamente radican los problemas de crecimiento de la joven empresa. Prácticamente todo gira en torno a la pregunta: "¿Nuestro aprendizaje es lo suficientemente rápido como para hacer realidad nuestro potencial?". De momento, la empresa sigue luchando contra "obstáculos en todos los niveles". Y estos no son fáciles de superar, ya que la causa es la falta de personal cualificado. Este problema surge ya durante la preparación del trabajo: "Como en EE. UU. nadie cuenta con una preparación del trabajo similar, nos resulta difícil encontrar trabajadores con conocimientos CAD para la construcción en madera". Por ello, de momento se mantiene una sucursal en la ciudad bávara de Kolbermoor, donde ingenieros expertos de la construcción en madera y los futuros ingenieros de la universidad de Rosenheim brindan apoyo para la preparación del trabajo de los proyectos en EE. UU. Más difícil se plantea la solución para las áreas de producción y montaje, donde actualmente trabajan 70 de los 110 trabajadores de Blueprint Robotics. "Aquí se nos presenta el problema de que empezamos prácticamente desde cero. Para nuestros trabajadores y para la empresa, esto significa un largo proceso de aprendizaje". El objetivo debe ser desarrollar la eficacia operativa y aprovechar al máximo la capacidad de nuestra instalación de producción". Para Sascha Bopp, después solo es cuestión de tiempo que Blueprint Robotics Inc. construya su siguiente fábrica y, con ello, multiplique sus capacidades. El mercado estadounidense ofrece un gran potencial para ello y, de momento, no hay empresas que puedan hacerle competencia.

Volver a Lista

Preguntas adicionales?

Formulario de contacto
ProductFinder