27.07.2016   |   Poland

Industria 4.0: NowyStyl Group produce 4000 piezas de muebles por turno

La línea de producción de este fabricante de muebles de oficina es una de las más modernas del mundo. La fábrica interconectada trabaja de manera totalmente automática y produce muebles individuales a nivel industrial.

Observar el flujo de piezas desde aquí arriba es fascinante. Volvería a encargar la construcción de la instalación a HOMAG Group.

Jerzy Krzanowski, director de Nowy Styl Group

La línea de producción, situada en una nave de 24 000 metros cuadrados, pertenece a una de las fábricas de muebles más modernas del mundo. El lugar preferido de Jerzy Krzanowski es la plataforma de acero, desde la cual puede controlar toda la nave industrial.

Puede ver cómo sus máquinas sierran, perforan y trabajan los cantos, cómo se deslizan las piezas de madera por las cintas de transporte, cómo desaparecen dentro de las estaciones de mecanizado y, finalmente, cómo abandonan la nave en forma de mesa, estantería o armario. "Observar el flujo de piezas desde aquí arriba es fascinante", dice Krzanowski. El copropietario del cuarto fabricante de muebles más grande de Europa está orgulloso de su nueva fábrica. "Volvería a encargar la construcción de la instalación a HOMAG Group". Las máquinas trabajan de forma totalmente automática, con mayor precisión y con una limpieza extrema. Los empleados ya casi no se ensucian las manos y su principal tarea es supervisar el funcionamiento.

En cada turno salen de la fábrica hasta 4000 componentes de muebles y, por lo general, cada pieza es diferente. Eso es lo que significa la fabricación de tamaño de lote 1 en la industria. Definitivamente, ha quedado atrás la época en la que se fabricaban en serie las mismas variantes de muebles. Los fabricantes ofrecen placas, frentes y estantes de infinitas formas, colores y tamaños. Anteriormente, los carpinteros tenían que producir laboriosamente a mano estas piezas tan diferentes, pero a día de hoy las instalaciones de gama alta de HOMAG Group son capaces de producirlas en pocos minutos y con unos tiempos de preparación bajos, todo ello con una reducción de los costes. 

Resultado perfecto de los pasos de trabajo

El primer sector de la instalación de Jaslo es un almacén en el que se encuentran muchos tableros de virutas revestidos con diferentes decoraciones. Sobre las pilas hay dos puentes grúa que se mueven de un lado a otro. Sus pinzas de vacío descienden sobre las placas como si de un ave rapaz se tratara y las cambian de sitio. Lo que desde fuera se ve como un juego es una organización perfecta. La instalación está interconectada y conoce los datos de producción. De ahí que sepa qué placas y de qué colores debe colocar arriba para que entren en el proceso de producción en el momento preciso. 

Un programa calcula de antemano el patrón de corte óptimo. El corte de las distintas placas colocadas unas encima de otras lo ejecuta una moderna sierra en segundos. La división de las placas individuales tiene lugar preferiblemente en otra máquina que trabaja con una fresa. Esto permite cortar escalones, esquinas e incluso patrones en zigzag. Después del corte, los restos de las placas se recopilan automáticamente y vuelven al almacén. En cuanto estos encajan en otro mueble, el control inteligente los vuelve a enviar al proceso de producción.

Tras el corte, cada pieza recibe una etiqueta con un código de barras, una especie de placa electrónica. A continuación, las máquinas siguientes reconocen qué componente es y a qué mueble y qué pedido pertenece. Esto es importante, ya que aquí se trabaja exclusivamente por encargo. 

Lea todo el reportaje en la página 12 de nuestra revista Edge

Publicado en DDS/noviembre de 2016. Redactor: Georg Molinski.

Volver a Lista