La solución para un lijado perfecto - 10 consejos para moler

HOMAG ofrece diez consejos prácticos para obtener resultados óptimos con la lijadora de banda ancha

Un artículo de BM, 06/2020  
https://www.bm-online.de/wissen/technik/volles-korn-voraus/

"Las superficies perfectamente lijadas aumentan considerablemente el valor añadido. Ofrecemos consejos para elegir el material de lijado, la velocidad de corte, la presión de lijado, el grano adecuado y para garantizar la calidad".  
Torben Hellmann, responsable de producto de Surface

 

Con estos diez consejos para el lijado con la lijadora de banda ancha, obtendrá unos resultados de mecanización óptimos:

  • El tipo de grano y la densidad de dispersión del lijado final dependen de la madera que se utilice. En el lijado de madera, se utiliza el tipo de grano corindón (óxido de aluminio) en el 90 % de los casos. La dispersión abierta es adecuada para maderas aceitosas, como el pino y la teca. Con maderas duras, como la haya, el arce o el cerezo, se aplica una dispersión densa.
  • La temperatura de almacenamiento óptima para bandas lijadoras es de 20-22 °C con una humedad relativa del 45-65 %. Sin embargo, si la humedad relativa del aire es demasiado elevada o demasiado baja, las bandas de papel reaccionan de un modo especialmente sensible. Al hacerlo, tienden a abombarse. Además, las bandas lijadoras no deben almacenarse directamente sobre el suelo, ya que también pueden absorber humedad.
  • Al igual que las herramientas, los materiales de lijado empiezan a estar menos afilados tras un uso prolongado. Las nuevas bandas son afiladas y separan completamente las fibras de madera. De este modo, la superficie está más lisa tras la imprimación y ofrece una mejor base para el barnizado. Por el contrario, las bandas lijadoras desafiladas solo presionan la fibra de madera en la superficie, lo que produce un mal resultado de lijado.
  • La dosificación de la presión y de la velocidad de lijado se debe ajustar de manera óptima. Una mayor fuerza de lijado provoca un lijado más intenso, lo que también da lugar a una temperatura de lijado (y de la banda) más elevada, por lo que se acelera el desgaste del material de lijado. Por regla general, a partir de una temperatura de la superficie de 100 °C, se producen marcas de quemadura en la superficie de madera.
  • Los insertos de lijado estrechos aumentan la vida útil del material de lijado y reducen la temperatura (de la banda) de lijado. Los insertos de lijado anchos generan más grano abrasivo al utilizarlos, por lo que dan lugar a un lijado más intenso, pero también a una temperatura más elevada y a un mayor desgaste.
  • Al utilizar el prensor o la zapata lijadora, se debe tener en cuenta la siguiente norma: si el lijado es demasiado intenso, se debe reducir la velocidad de corte, aumentar la velocidad de avance y utilizar un inserto de lijado más blando y estrecho; si el lijado es demasiado reducido, se debe aumentar la velocidad de corte, disminuir la velocidad de avance y utilizar un inserto de lijado más duro y más ancho.
  • Para el procesamiento de chapa de madera o madera maciza, se utiliza el lijado en cruz. Si se cambia a menudo el sentido de corte, se generan menos fibras y se obtiene un mejor resultado de la superficie tras el barnizado y la pintura. Por ejemplo, mediante el cambio de la secuencia de lijado de transversal a longitudinal y luego a longitudinal con cinta de láminas de presión.
  • En el caso de pinturas solubles en agua y de superficies aceitosas, el tamaño del grano no debe ser superior a P 180. Si se utilizan sistemas de pintura convencionales con base de disolvente, el tamaño del grano no debe ser superior a P 150.
  • En el lijado de calibrado se puede ajustar la velocidad de corte al máximo y la de avance al mínimo desde el rodillo de contacto. Si se duplica el avance, también se duplica el consumo de potencia del accionamiento de la banda lijadora para reducir el grosor del material. No debe seleccionarse un grano demasiado fino. Cuanto más fino sea el grano del material de lijado, menos intenso será el lijado. Además, los granos finos se deterioran a mayor velocidad, lo que requerirá la sustitución de la banda lijadora.
  • Para garantizar la calidad, es imprescindible disponer de una buena iluminación al evaluar las superficies. Especialmente en el arranque de la lijadora se debe prestar especial atención a la iluminación, sobre todo a los reflejos. Una temperatura de color de 6500 K (luz fría natural) garantiza la iluminación idónea.
Volver a Lista